Oriol Vallès 4tet: Recer
Disponible en todas las plataformas online

Oriol Vallès - Trompeta

Xavi Torres - Rhodes

Giuseppe Campisi - Contrabajo

Andreu Pitarch - Batería

Antes de la aplicación de la vacuna, la distancia física entre personas constituía la medida básica para el control de la pandemia. La imposición del primer confinamiento en marzo supuso un cambio drástico tanto en la vida colectiva como individual. A priori, pudieron presentarse algunas ventajas en torno a esta nueva situación; en nuestro caso, un paréntesis de la vida social y la coyuntura para encontrar el tiempo necesario para la composición. Rápidamente, esta aparente oportunidad se tradujo en una ansia generalizada para producir a través de redes sociales y la consagración del teletrabajo, desdibujando los límites entre el tiempo de recogimiento y el de trabajo. Así, esta romantización del confinamiento ha resultado ser una mera ilusión privilegiada de una nueva realidad claramente preocupante. El proceso creativo ya conlleva de por sí un factor de reclusión y soledad implícito. El encaje de las diferentes partes de una pieza requiere la auto-imposición de una frontera entre lo exterior y el espacio de estudio. Se ejecuta así un acto de resistencia en la intimidad del hogar. El abandono de uno mismo en una rutina casi artesana es solo posible bajo el cobijo de una casa.

Diseño web por Blandito Design & Rigoigoexea; Fotografías por Jep Jorba (Poca Broma Produccions), Cecília Coca, Maria Fuster, Francesc Marty